Era momento de dejar la vida como la conocía

1928804_119503330586_1921_n.jpg

Era momento de dejar la vida como la conocía.

Estaba lista para subir al avión, mis papas estaban tristes. La incertidumbre de no saber cuándo regresaría de la India tenía a muchos en shock. 

Yo tenía más emoción que miedo. 

Tener un libro en blanco lleno de posibilidades me hacía sentirme viva. 

Mientras iba en el avión pude empezar a ver en mi mente todos los “y si…” que me habían dicho y que yo cargaba: 

Y si me roban, y si me quedo sin dinero, y si no me gusta, y si me siento sola, y si me da miedo, y si nunca me enamoro otra vez… y siy si… y de esta manera todos los “y si” van generando miedo de algo que ni siquiera existe. 

El miedo de todas las cosas que pueden salir mal en el futuro nos inmoviliza en el presente, nos paraliza, nos detiene.

El miedo nos roba nuestra vida, nuestro tiempo, nuestra paz. 

2986_188204445586_2868552_n.jpg

Llegué a la India sola a media noche, a un mundo completamente nuevo. 

Al llegar al hotel me cayó un poco el veinte. ¿Qué estaba haciendo ahí? Ni siquiera podía dormir sola ¡me daba terror!

Pasaría muchas noches en vela, sin dormir. Pero eso no me robaría mis sueños.

Los primeros días experimenté una libertad que no conocía. Recorría las calles sola y sin rumbo. Olores intensos, sonrisas, ruido, vacas, miradas profundas, mucho chai. 

Un mundo desconocido y conocido a la vez. 

La India comenzó a enseñarme que muy pocas veces el miedo tiene que ver con el presente, con lo que está pasando en este momento. 

El miedo es una proyección de un futuro incierto. De algo que ni siquiera existe. 

Pronto sería momento de vivir en un ashram, y comenzaría el camino para aprender a estar en paz en la incertidumbre de la vida.


IMG_7835-2.jpg
Regina MarcoComment