Si quería vivir mis sueños...

IMG_8653.jpg

Si quería vivir mis sueños…

Si quería encontrar algo cuando ni siquiera sabía qué era lo que buscaba…

Si quería sorprenderme ante la vida y encontrar un camino que me apasionara vivir…

Tenía que salir de mi zona de confort.

Tenía que dejar lo conocido y salir a explorar. Tenía que DESCUBRIR ESPACIOS EN MI que jamás imaginé que existían.

IMG_8667.jpg

¡Y así llegué a Goa! Mi “playground” para aprender a ser libre, a explorarme, a jugar, a reinventarme.

Una playa al sur de la India que fue Colonia Portuguesa y completamente diferente al resto de la India. Completamente diferente a todo lo que he visto en mi vida.

Aterricé ahí para practicar Ashtanga Yoga con Rolf Naujokat, un yogui Alemán que llevaba como 40 años viviendo en la India y daba clases en la azotea de un edificio.


Pero… ¡SORPRESA! En Goa me encontré con un mundo paralelo y “underground” que jamás imaginé que existía: gente alternativa de TODO el mundo que llegaba a vivir ahí unos meses al año. Y llegaba a vivir a su manera. A crear su propia realidad.

¡Ay Goa! Un lugar mágico y salvaje que muchas veces puso mi vida de cabeza. Y al que regresé ¡7 años seguidos!

Uno de los primeros retos con los que me encontré es que si quería vivir ahí necesitaba aprender a manejar moto. Esa era la forma de ser independiente y moverme ahí. Nunca había tenido interés alguno en manejar una moto. Aprender en la India y manejar del lado izquierdo de la calle parecía una misión imposible. Pero en cuestión de semanas lo logré.

¡Qué momentos tan mágicos viví manejando completamente sola por carreteras rodeadas de campos de arroz, vistas al mar con el viento sobre mi cara y la libertad de la India!

IMG_8659.jpg

También me topé con que la forma de vestirse en Goa era completamente diferente. ¡Yo venía de ser un intento de Barbie! Antes de irme a la India trabajaba como conductora en TV Azteca y me vestía conforme a lo que “estaba de moda”, fresita, sexy y con marcas. Goa es un lugar extremadamente creativo, conectado con la naturaleza, que permite seas lo que quieras ser. Así que de repente empezó a salir otro lado de mi: usaba plumas, ropa que yo cortaba, ¡vivía descalza!

Qué divertido era explorar tantas partes de mi personalidad y salir a la calle pareciendo que me había disfrazado como se me había antojado ese día.

¡Y empecé a pasar muchísimo tiempo en la jungla! Tenía amigos que vivían ahí. Así, bajo un árbol, junto a un manantial y con un fuego. Ahí dormían, ahí comían. Como los yogis de la India viven. Yo había vivido 25 años en la Ciudad de México y no tenía interés alguno en la naturaleza.

Las primeras veces que entré a la jungla me sentía completamente insegura, pero poco a poco comenzó a sentirse como casa. La pasábamos cantando, meditando, conectando, relajándonos en las pozas de agua de manantial.


La naturaleza comenzó a ser un santuario a donde podía ir a armonizarme y rebalancearme. ¡Me impresionaba que salía de la jungla sintiéndome más rejuvenecida que del mejor spa!

Tengo muchísimas historias de Goa.

Pero si algo aprendí ahí es que NO se trata de SALIR de tu ZONA DE CONFORT. Se trata de EXPANDIRLA.

IMG_8661.JPG

Se trata de sentirte cómodo y seguro en circunstancias que antes no lo estabas.

Es así como se disfruta una vida con libertad, creatividad y transformación.

Cuando expandes tu zona de confort disfrutas de muchas cosas que no imaginabas y creas una vida mucho más rica.

Hoy en día puedo manejar en moto, en coche, caminar, volar, o quedarme un tiempo sin moverme. Me encanta vestirme con falditas y tacones y también pasar días descalza. Vivo en Valle de Bravo rodeada de naturaleza y la amo, pero también me encanta ir al spa y pasar unos días en Nueva York.

No cambié una zona de confort por otra.

¡LA EXPANDÍ!

Y con eso expandí mis posibilidades de disfrutar la vida.

Pero el crecimiento y la transformación no se acaba. ¡Hoy en día sigo expandiendo mi zona de confort!

Por ejemplo, escribir esto, compartir partes de mi, me saca de mi zona de confort. Pero se que si quiero poder conectar y ayudar a más personas es algo que tengo que hacer. Así que paso a pasito, lo sigo intentando sintiéndome un poco más cómoda cada vez que me siento a escribir y contarte mis historias.

firma.jpg
Regina MarcoComment