Así estuvo el Paraíso

Despertar en silencio y meditar con una vista imponente del mar y las montañas verdes, llenas de vida.

Caminar por senderos en la naturaleza que te llevan a tu cuarto, a la playa, al restaurante, a tu clase de yoga.

Nutrirte con alimentos locales, orgánicos, de temporada y deliciosos.

Fluir juntos, haciendo yoga, sintiendo, tonificando y estirando cada parte de tu cuerpo.

Disfrutar del mar y las estrellas.

Dormir en cabañas con lámparas de aceite, sin ventanas, envuelto en sábanas deliciosas  y protegido bajo un mosquitero hermoso hecho a mano, escuchando el mar y la naturaleza.

Y…

Dedicarte el tiempo para reconectar, disfrutar, sanar, comprender y profundizar.

Gracias a todas las personas tan hermosas, guerreras e inspiradoras que hacen un espacio en su vida para ser la mejor versión de si mismas y aportarle todavía más a este mundo.

Gracias a todas las marcas que nos nutren y nos consienten con productos sanos, buenos para nosotros y para el planeta.

En este mundo moderno que va a mil por hora es cada vez más importante darle prioridad a espacios en donde podamos hacer una pausa, disfrutarnos, aprender a nutrirnos, reconectar y ver con mayor claridad.

Y sobre todo es importante que a donde sea que vayamos plantemos semillas de amor, de sabiduría y de cuidado para todos los seres y la naturaleza.

De esta forma sin importar en donde estemos y a donde vayamos iremos creando paraísos. 

                                                                                                       Con amor, 

 

Entérate de mis próximos retiros, talleres y consejos. ¡Empieza con esta guía!