¿Cómo mantenerte sano mientras viajas?

Los últimos 6 años he vivido en constante movimiento, descubriendo y disfrutando diferentes lugares de este mundo. He llevado una vida de nómada entre la India, Dinamarca, Nepal, Suecia, Bali, México, Thailandia y muchos otros lugares. 

Llevar una vida y una alimentación sana cuando tienes tu rutina, una casa y acceso a tu comida favorita es una historia, pero... ¿cómo mantenerte sano mientras viajas? 

Hoy les comparto mis consejos más prácticos: 

 

1. Comienza tu día con un elixir mañanero. 

Solo necesitas 1 taza de agua tibia y el jugo de 1/2 limón. Esto quiere decir que lo puedes hacer desde cualquier lugar del mundo.  Ayuda a alcalinizar tu cuerpo, mejorar tu digestión, estimular tu hígado y mejorar tu piel. Conoce más aquí. 

Si vas a hacer un viaje cortito y dentro del mismo país puedes llevarte unos limones en la maleta, otra opción es pedirlos en el restaurante del hotel la noche anterior o comprar unos llegando a tu destino. 

 

2. Después tómate unas chlorellas o espirulinas. 

La espirulina es un alga de agua dulce, alta en proteínas y muy nutritiva, desintoxica, da energía, controla los niveles de azúcar en la sangre, previene el cáncer, fortalece el sistema inmunológico. La chlorella es como la super prima de la espirulina y básica en mi vida. Además de todos los beneficios que la espirulina nos ofrece la chlorella ayuda a limpia la sangre de metales pesados como mercurio, plomo y aluminio. Siempre viaja conmigo y me tomo 800 mg todas las mañanas. Yo recomiendo comprar tabletas ya que tiene un sabor fuerte y son mucho más prácticas. Las encuentran en Orígenes.

 

 
IMG_1331.JPG
 

3. comida a tu alcance.

Lo primero que hago cuando llego a algún lugar es encontrar un mercadito o tiendita que me quede cerca y comprar fruta. Además trato de llevarme un tarro de avena mezclada con cacao, canela, maca y corazones de hemp, así lo único que tengo que hacer es ponerle miel y agua caliente o dejarla toda la noche remojando en agua y ¡listo! 

También me gusta llevarme un "trail mix" de goji berries, golden berries, nueces y cacao nibs para tener buenos snacks a la mano. De esta forma si quiero desayunar, un snack o cenar algo ligerito en mi cuarto siempre tengo una opción. 

 

4. Tés en sobrecito. 

Hay tres tés que me encantan y que viajan conmigo: té verde por si siento que necesito un empujoncito para despertarme, té de menta para después de comer o cenar ya que te ayuda a digerir mejor la comida y el té de valeriana que relaja y ayuda a que duermas mejor. La bolsita transparente de la foto las venden en Good Express... ¡las amo! son buenísimas para guardar tu comida y ver lo que tienes dentro. 

 

5. EL YOGA Y EL EJERCICIO VIAJAN CONTIGO. 

Siempre me llevo unos tenis para salir a correr y mi mat de yoga. Disfruto muchísimo encontrar rinconcitos mientras corro y tomo unas clases de yoga buenísimas por internet con Bryn Kest. La "colegiatura" te cuesta como $15 dólares al mes y cada semana están poniendo clases nuevas que duran desde media hora hasta una hora y media. La forma perfecta de mantenerte sano, flexible, tonificado y balanceado mientras viajas. 

 

6. El suplemento para que no te enfermes. 

Cuando viajas es común que nuestro sistema inmunológico se debilite. Para evitar enfermedades que arruinen mis viajes siempre me llevo Bio - Dyn Defense. ¡Es una maravilla! Además de equinacea tiene otras hierbas como angélica y el súper hongo reishi. En los primeros síntomas de debilidad o enfermedad te la empiezas a tomar como dice en la botellita. Yo recomiendo siempre tener este suplemento de La Paz Pharma en nuestro botiquín. Puedes comprarlo aquí o directamente en Cacahuamilpa 19 Col. Condesa Tel: 52075280. 

 

7. Llévate productos que ayuden a que te sientas en casa. 

Siempre viajo con mi jabón favorito de Dr. Bronners, con esto lavo mi cara, cuerpo y hasta puedo lavar platos... ¡es una delicia súper funcional! Además me llevo unas velitas e incienso para crear un buen "mood" donde quiera que este. 

 

Y por último... ¡mi mejor consejo de viajera! Mantente abierto y aprende de cualquier experiencia. El salir de nuestra zona de confort y estar en contacto con gente diferente puede darnos enseñanzas y transformarnos más allá de los que nos imaginamos. 

 

¡Besos desde el aeropuerto de Vancouver! (Han cancelado mi vuelo a México dos veces... ¡espero ya salir pronto y verlos por allá!). 

 

¡ÚLTIMO TALLER Y RETIRO EN MI VISITA A MÉXICO!